Letras de músicas - Letras.mus.br

Cimarrón Y Tabaco

José Larralde

Entre un espejo de cielo y de rocío se me junto la noche y la mañana,
mientras el sauce derramaba un llanto tamizaba sombra y luz sobre las ramas,
algún rubí de brasa en las cenizas se biseló candente en un soplido,
y mi negra pavita hecho un bufido como pa darle al mate una paliza.

Una lechuza se asomó chismosa mientras un tero me lleno de gritos,
eché un pial con el lazo del recuerdo y lo clavé de guampas al tiempo y sus caprichos;
se me arrimó el zorrino maloliente de algún amor tal vez o algún amigo,
de esos que suebran cuando todo suebra, de esos que faltan cuando uno ha perdido,
se me arrimó el recuerdo de una boca de algún beso tal vez o de un castigo.
pero también se me arrimo la boca de mi vieja guitarra en un alivio.

Se me junto la noche y la mañana sin darme cuenta que dormía en un sueño,
engarrotau de fríos y distancias cabresteando una vida sin empeño,
me asosegué de nada en un cansancio de cimarrones largos y tabaco,
masticando la rabia de un destino que nunca me llegaba hasta los labios,
me dio mucha vergüenza de ser mucho y muy poca me dio de ser muy poco,
tal vez me equivoqué, tal vez fui un loco que encerrado en tal veces muy ducho.

Si alguna vez me tuve un poco e pena, he estau tan solo,
tan solo con mis huesos que conversaba con mis propias mentes,
palabras que no caían del pescuezo,
se me atoró un insulto en el gargüero sin saber ni por que ni padonde iba,
aburrido, tal vez fui compañero de mi misma esperanza envejecida.

Fui terco a lo mejor, así es la vida. Uno por lerdo otros por seguirla,
se amontonan los años en el lomo esperando que mañana se otro día.
Se me junto la noche y la mañana, cimarrón y tabaco en la saliva,
un palito de sauce entre los dedos y un rubí de silencio en las cenizas.

Sin saber ni porque salí al galope pa suco y seguidor de mi encordada,
capricho de sentir en la madera el brote de una triste copla pampa,
Sin saber ni porque dejé la cara como una nazarena el sol clavó mis ojos,
un sudor de vergüenza me empapaba y un pedazo de adentro echó un corcovo,
la pucha que he sentido temblederas y chuzazos de frío a la espinazo,
cantidades tremendas de desgracias encontré desde entonces a cada paso,
me hice amigo del peón, de sus quehaceres, de su amor, de su pena y su alegría,
caminé muchas leguas aprendiendo lo que antes miraba y no veía,
me entreveré en el humo de fogones, en el guiso de oveja frito a cebo,
medianoche de tambos y alpargatas, je! camperita de algodón que todavía debo,
me recibí de perro diplomau, sin cansancio ni techo ni domingo,
eso sí, no soporté cadenas ni collares de criollos ni de gringos,
al primer empujón mostré el colmillo, no por malo, sino de prevenido,
soy perro que no duerme bajo del catre de alcahuete, de patrones ni caudillo.

Alguna vez yo también anduve desorientau,
como cachorro mojado sin saber ni quien es quien,
supe hacer en un andén mi mejor departamento,
reparando lluvias, vientos,o en algún embarcadero,
no faltó algún compañero para hacer dúo de lamento,
cosas que tiene la vida cuando el hombre anda en la mala,
pisa caca y se resbala, pisa en lo seco y también.

El infierno y el edén, je! en un suspiro se exhala;
suspiros que encierran todo: sumisión y rebeldía,
recuerdos de algarabía, tiempos malos y mejores,
y a los primeros albores meta pata por la vía.
Con rumbo a cualquier lugar con un silbo entre los dientes,
con un mono tan prudente que apenas lleva una muda,
y una marcha tartamuda entre durmiente y durmiente,
la esperanza de encontrar cerca del riel un molino,
pa refrescar el camino y pa yerbear si es que hay yerba,
hasta el más manso se enerva con semejante destino.
Y al fin ?que vengo a buscar?: trabajo honrao y decente,
gorra en mano y muy sonriente pa reflejar simpatía,
y otra noche y otro día sin probar algo caliente.

Pal pobre siempre el camino tiene sombras en invierno,
yo lo anoté en el cuaderno de mi archivo más sincero,
y por más que exista enero el julio siempre es más lerdo,
por eso el hombre termina recurriendo a la ciudad,
sabiendo que deja atrás, "Tapera", el pago querido,
se encuentra solo y perdido sin saber pa donde agarrar;
desde que pisa el andén repleto de palomitas,
el pobre ya se palpita que llegó la solución,
trabajo, pan y un montón de ilusiones se dan cita,
después viene la maroma de lo primero en hacer,
hay un amigo que ver que vive en villa palito,
si le sobra un lugarcito me quedo a vivir con él,
todo se debe prever pa hacer que se haga sencillo,
calle, número, portillo y un amigo a las patadas,
en una pieza alquilada al fono de un conventillo,
nadie me puede negar que uno se amarga un poquito.

Todo lo que era bonito adentro de la cabeza, medio se vuelve tristeza
y dentra a volar bajito,
cuando uno trae unos pesos más o menos se soporta,
mita y mita con la torta hasta que acaba el caudal,
cada cual es cada cual que se estira o que se corta.
O me busco otra pocilga o tengo que andar a palo,
nadie es bueno y nadie malo, todos tienen su razón,
y el agujero del colchón se ríe como a desgano,
me pregunto pa´ donde voy si hace unos días,
dentré en esta romeria como rengo en tiroteo,
pelao y con más paseo que patio e comisaría,
a veces buscar trabajo demanda tiempo y tesón,
horas largas, madrugón, espera, colas, edades,
y las mil calamidades le aguardan al hombre peón,
baqueano se ha de poner el hombre en tal embarazo,
con el diario bajo el brazo y ganas de caminar,
llega a veces a encontrar trabajo, pan o fracaso,
y así va estirando el lazo de su lánguida existencia,
con la infinita impotencia de mejorar su pasar,
a todo puede llegar quien acumula paciencia;
y no hablemos del malambo que causan los acomodos,
a veces codos con codos se observa la manganeta,
viene un ñato con tarjeta y al diablo con los corcovos,
de nada vale el rezongo cuando la mula esta hecha,
por más que el ladero pecha las balas son pal más zonzo,
salmos, plegarias, responsos y granizo en la cosecha.

Se que mucho han de decir que soy un gaucho bocón,
se que el arca del panzón se alimente del de abajo,
también se que desde el cuajo todo lo hace el hombre peón,
a veces a la peonada suelen llamarle empleao,
nombre más jerarquizado que cambia de acuerdo al puesto,
es simplemente un pretexto pero es peón documentado,
nunca falta un infeliz que entoavía cree en reyes magos,
se acojinilla de halagos y así saborea el panqueque,
al cambio le llaman trueque y el trueque te entrueca el pago,
yo que aprendí desde el pozo que el pozo cambia de forma,
tambien me ajuste a las normas normales pa quien no piensa,
y así me meti en la trenzada de servir de plataforma.

Del trampolín de mi espalda muchos saltaron, lo sé,
nunca podré saber la altura que he prestao,
en cambio, me han reprochado el no quedarme de a pie,
pero también me ha tocado y fue mi más puro anhelo,
buscar envión desde el suelo cuando me tocó saltar,
y aunque no aprendí a volar aprendí a mirar el cielo,
cosas que hay que recalcar pa no recalcar el alma,
remedio que da más calma es gritar lo que se siente,
el miedo del más decente es indecencia con palma,
se nace maula o se aprende? siempre me lo pregunté,
tampoco pude saber la dimensión del vocablo,
y a veces hasta cuando hablo me pregunto ?que seré?,
si alguno pudiera intuir lo profundo del misterio,
desde la idea hasta el fierro se duebla al primer envión,
y hasta el mismo corazón suele ser carne pa perro.

Dentra a agarrar la nostalgia y algún arrepentimiento,
y juro que no le miento si digo que lloré,
pa acostumbrarme tardé calamidades de tiempo,
algunos me han preguntado pa que vine a la ciudad,
dentrandome a aconsejar que el campo tiene futuro,
que allá nadie tiene apuro, que se vive de verdad,
llegando el fin de semana yo me agarro la maleta,
hecho al hombro la escopeta y dentro a agarrar pa fuera,
ahí si se vive ande veras no como aca a las gambetas,
me han dicho cosas tan lindas del campo y sus maravillas,
del ganau y de las semillas, del sauzal y los arroyos,
que me hacen sentir un pollo zapateando en la parrilla,
sabedores de escritorio, consejeros del saber,
quisiera poder creer que naciste de tu mama,
con una jerga por cama pa contarme como fue.

Si alguna vez has estado mirando pasar la vida
sin más razón prometida, que poder llegar a viejo,
amontonando consejos dentro de un alma vencida,
me vine pa la ciudad porque se me dio la gana,
si vivo como la rana chapaleando en el bañao,
no es culpa mía cuñao, yo también soy raza humana;
hay una calle famosa que sirve de división,
de este lado hay un montón, del otro lado otros tantos,
de un lado te venden el santo del otro la religión,
cada uno cree en el derecho que menos le perjudique,
cada uno le hace un tabique al otro que tiene al lao,
pero nadie esta librao de que el barro lo salpique,
nunca el hombre tiene poco si le suebra libertad,
pero se debe pensar que la panza tambien cuenta,
porque pa ser osamente no es necesario volar;
se va el hombre de su pago y es muy fácil de entender,
alza hijos y mujer, vende y recao y caballo, perro, gato,
pato, gallo, rancho si supo tener,
se va el hombre de su pago cansado de andar esperando,
que alguno se ande acordando que el también es un paisano,
que tiene dos buenas manos pa no vivir mendigando,
si, seguro que en el poblao no ha de ser todo tan bueno,
pero estar en campo ajeno sin más razón que durar,
termina por reventar hast el genio más sereno,
nadie me puede decir como se extrania el paisaje,
nadie, por mucho coraje pa definir al humano,
puede pensar de un hermano que pertenece al chuzmaje,
no hay que andar por los caminos solo tragando distancias,
no es ninguna exhuberancia galopiar el país de paso,
si conocer de a pedazos pueblos, obrajes y estancia,
cuando uno tiene guríses en edad de desamarse,
sin tener de donde agarrarse, sin pilcha ni pa cuaderno,
y ni hablar si hay un enfermo y necesita curarse,
y alguna de esas mañanas cuando la escarcha blanquea,
donde hasta el más macho se mea sacudiendo la quijada,
ja! quisiera ver a la piolada de los que charlan de afuera,
suele mezclarnos la vida en mil embrollos distintos,
a veces manda el instinto, a veces la educación,
y a veces el más chambón nos hace tantear el cinto,
por eso quiero volver a repetir lo ya dicho,
me anda carcomiendo el bicho de la conciencia, parcero,
tal vez el sepulturero me anda escarbando el nicho,
pero en si es mi capricho gritar con todo el gargüero:

Voy a volver pa que sepan que no me he muerto,
que no estoy ni dormido ni mucho menos,
que ni pido clemencia ni doy risueyos,
que pa muchos soy poco y pa pocos suebro,
que pa todo no alcanzo y sin embargo,
cuanto más me acogotan grito más largo,
voy a volver con lo mismo de tantas veces,
entropillando coplas que no son reces,
que ni nacieron pa nada, ni pa callarse,
nacieron pa aguantarse si hay que aguantarse,
coplas que son paridas de muy adentro,
de las amanecidas, de mis encuentros, de mis noches gastadas,
de mis paciencias de los perros que muerden en la concencia,
Me vuelvo pa que sepan que tengo historia,
que martillan el pecho de las memorias,
que se ruempen lo puños contra el olvido,
viscosarco y perfecto, hueco y vacío,
vuelvo al no de los nunca pa hacerlo siempre
y en el si de los todos sentir que sienten,
voy a volver y no es mucho decir que vuelvo,
pero es menos que poco ser poco menos,
Voy a volver pa que tengan los que no tienen,
al menos un recuerdo que los recuerde,
voy a volver pa que sepan que no me he muerto,
que no estoy ni dormido ni mucho menos,
que ni pido clemencia ni doy risueyos,
que pa muchos soy poco y pa poco suebro.

Galopiador sin bajera me aberijé en el camino,
lo que pa poco no alcanza sobró pa ser mi destino,
madrugador de ilusiones me amaniané con el lucero,
el alumbraba de arriba yo hechaba sombra en el suelo,
por eso si alguna vez me dio por mascar el freno,
no se si habrá sido bueno, no se si malo habrá sido,
pero se que he conseguido que nadie me muente en pelo,
percherón pa cualquier pique, ladero en cualquier pantano,
amigo, padre y hermano, peón mensual o peón por día,
y por si no lo sabían me anda sobrando una mano,
no desentiendo razones incómodas o urticantes,
de la culata al pescante soy playo y sin barandaje,
y no me resta coraje ni el ortivón ni el lacayo,
conozco desde gurí la palabra honestidad,
si aprendí a mirar pa´ atras, tambien adelante miro,
si soy honesto conmigo no tengo porque temblar,
la verdad agranda al más débil, la duda hablanda al más macho,
la mentira manda al tacho al patrón del acomodo,
y si hay un tiempo pa´ todo hay un dios pa´ cada guacho

3.668 exibições
Ver mais fotos
  1. Quimey Neuquén
  2. Herencia pa' un hijo gaucho - Parte II
  3. Permiso
  4. Romance Para Tu Beso
  5. Sobran Las Palabras
  6. Herencia pa' un hijo gaucho - Parte I -
  7. Ayer Bajé Al Poblao
  8. Cosas Que Pasan
  9. Amigo
  10. Y Casi Vendo el Caballo
  11. Como Yo Lo Siento
  12. Pa' Usted
  13. El Porque
  14. Herencia pa' un hijo gaucho - Parte III -
  15. De Gurí Soñaba
  16. Milonga del Solitario
  17. Pobre Viejo
  18. Adonde te iras milonga
  19. Aunque No Esté
  20. Cimarrón Y Tabaco
  21. Del Corazón Pa' Dentro
  22. El Tamayo
  23. Elogio de la Soledad
  24. Milonga Pa' Don Segundo
  25. Pal Que Le Toque
  26. Promesa De Un Payador
  27. Mejor me voy
  28. Con Mi Sangre de Hoy
  29. Cuando La Vida Me Nombra
  30. Masticando Silencio
  31. Me Voy Del Pago Me Dijo
  32. Mesmo que El Hornero
  33. Por Un Poco de Amor
  34. Rio de Pajaros
  35. Rogativa de Loncomeo
  36. Sin mi flojera
  37. Sólo Los Hombres Buenos
  38. Soneto 16
  39. Un Día me Fui Del Pago
  40. A Nadie Le Dije Nunca
  41. Afiche
  42. Apenas Un Borrego
  43. Aunque Digas Que No
  44. Cautiva Del Río
  45. Cimbreando
  46. Como Quien Mira Una Espera
  47. De Los Pagos Del Tiempo
  48. Detrás Del Tiempo
  49. El Pampa Rosendo
  50. Entrerriano Y Argentino
  51. Estatua De Carne
  52. Garzas VIajeras
  53. La Peseandera
  54. Pa' Que Dentre
  55. Patagonia
  56. Por Dentro de La Vida
  57. Por Esta Pena Que Siento
  58. Que cruz la que lleva el viento
  59. Razón
  1. Repetir Las Palabras
  2. Rezo Adentro
  3. Romance de Un Perseguido
  4. Si olvida que eres hombre
  5. Sobre Mi Sombra
  6. Solo Fuimos
  7. Un Perro Muerto No Más
  8. Vamos Pa'l Sur
  9. Vieja Mirada Mía
  10. Yerba Y olvido
  11. Yo Tambien
  12. Como Otras Veces
  13. Alli Donde Alce Mi Rabia
  14. El Botellero
  15. Galpon de Ayer
  16. A Las Once Menos Cuatro
  17. A Puro Reto
  18. Bajo El Tinglao
  19. Canción Secreta
  20. Cardo
  21. Como Pa' Echarse Opinar
  22. Como Si Fuera Un Lázaro
  23. Cuando El Alma No Da Más
  24. Cuando Me Muera
  25. De Gurí
  26. De Tanto Saber Tan Poco
  27. Del Sur Al Litoral
  28. Domingo de Agua
  29. Elegia Para Un Rajao
  30. Eleuterio Galvan
  31. En Una Lagrima
  32. Fogonera
  33. Fragmento de Catalino Paredes
  34. Hombre
  35. Humo
  36. Jugando De Mensual
  37. La Noche Del Peludero
  38. Lo Pasto Verde
  39. La Pieza de Mi Amigo
  40. Lo Juro
  41. Malaya Dirlo Sabiendo
  42. Mi Libro de Otoño
  43. Mi Viejo Mate Galleta
  44. Noche Y Camino
  45. Paso Obligado
  46. Porque Aprendí a Florecer
  47. Que Triste Fue Tu Llanto
  48. Si de rabia no más
  49. Tabacalera
  50. Un Adios Al Regreso
  51. Voy Tranqueando Mi Mundo
  52. Y otras cosas fuleras
  53. Ya no
  54. Bajo el tiglao
  55. A Lo Ñandú
  56. Aguaterito
  57. Amansando Soledades
  58. Arreando La Tropilla de La Nada
  59. Bajo Este Cielo
  1. Camino Montielero
  2. Colono
  3. Como Dos Rejas
  4. Como Pa' Nunca
  5. Como Todas
  6. Con Las Manos Calladas
  7. Con Mi Yunta de Nuncas
  8. De Buenos Aires Morena
  9. De Habrarle A La Soledad
  10. De La Tarde Final
  11. De Mi Cuerpo
  12. De Puro Solo
  13. Décimas del Fogón
  14. Dejale Al Diablo Que Cante
  15. Del Otro Lao
  16. Desde El Mismo Silencio
  17. Desde Tu Vida
  18. Diferencias
  19. Distancia que traes Distancia
  20. El Alpedero, La Mina Y El Alpedito
  21. El Berrero
  22. El Caballo Que No Tuve
  23. El Ciego Del Oro
  24. El Mayor De Los Amigos
  25. Esa Porfiada Fe
  26. Grito Changa
  27. Grito Del Silencio
  28. Hoy He Vuelto A Ver La Luz
  29. Junco Y Barro
  30. La Canera
  31. Macho
  32. Malhaya El Camino Largo
  33. Manea
  34. Milonga Pa' Don Antonio
  35. Ofrenda Del Payador
  36. Pa' La Cinchada
  37. Pa' Que Me Hace Falta
  38. Para Esta Navidad
  39. Piñonero
  40. Pobrecita De La Deolina
  41. Por Ser Un Solo
  42. Porque Se Llama Ausencia
  43. Puntillas de Auroras Tristes
  44. Resolana
  45. Sacudiendo Ramas
  46. Semblanza de tierra seca
  47. Sin Pique
  48. Sobre el Rocio
  49. Sobre La Cruz del Olvido
  50. Trabanco
  51. Tras Su sombra
  52. Trepando, Siempre Trepando
  53. Un Dia Le Cante Al Llano
  54. Un Poco de Humo no Más
  55. Una Intrépida Pluma
  56. Viejo Jardín
  57. Y es mejor que este callada
Músicas
Ouvindo agora ouvintes online
    Artistas
    Estilos Musicais
    Playlists
    Recentes
      Destaques
      Últimos destaques
      Mais